La primavera llega a la dehesa ibérica


La primavera llega a la dehesa ibérica

Solapándose con el final de la montanera, la dehesa se convierte durante el mes de marzo en el escenario donde el buen tiempo coge el testigo. Una época para disfrutar del mejor plan en familia, en pareja o entre amigos, aprovechando los recursos que ofrece la naturaleza.

Punto de origen del ibérico

Tras el paso de los fríos invernales, el comienzo de temperaturas más agradables de cara al mes de marzo convierten a la dehesa en uno de los planes perfectos donde sacar el máximo partido al turismo rural. Senderismo, recorridos en bicicleta, rutas en coche o simplemente a través de una tranquila caminata, cualquier plan es bueno para vivir el mundo rural.

En Arturo Sánchez, la Sierra Norte de Sevilla y el Sur de Extremadura son los dos “decorados naturales” de nuestros cerdos de raza 100 % ibérica. Un lugar idónea para la crianza, su universo en cada campaña, ese lugar en el que se alimentan de bellota, hierba o raíces durante dos largas montaneras.

la dehesa en primavera

El lugar donde el cerdo ibérico se cría en libertad

La enorme variedad de fauna y flora que caracteriza a la sierra Norte de Sevilla y la del Sur de Extremadura se debe a la importante labor de conservación que ejerce sobre ella el cerdo ibérico. Un hábitat natural que llama cada vez más la atención de turistas de todos los rincones, que encuentran en la dehesa la desconexión al ajetreo semanal o el plan perfecto para una escapada de fin de semana.

Pero una escapada a la dehesa supone también degustar la gastronomía más rústica, aquella ligada directamente a las recetas tradicionales y que bebe de los productos del campo. Desde los ibéricos curados así como la carne fresca ibérica, la visita a la dehesa Norte de Sevilla y al sur de Extremadura es una excelente oportunidad para maridar la alta gastronomía tradicional acompañada de los mejores vinos.

cerdos ibéricos en la dehesa

Encinas y alcornoques para envolver al visitante

El clima perfecto para la crianza del cerdo ibérico se convierte también en el contexto ideal para el disfrute del paisaje, especialmente en primavera. Las fincas de pasto leñoso son el ambiente ideal para recibir a curiosos y turistas que quieren vivir una experiencia de 360 grados.

Un ecosistema de gran valor, donde la naturaleza actúa sin prisas, cuidando a todo aquel que se acerca a conocerla desde el respeto y con plena conciencia. Visitar la dehesa Sur extremeña y la del Norte de Sevilla es hablar ante todo de territorio, de un paisaje que favorece la cría y posterior curación del ibérico en base al buen hacer y la tradición.

Un lugar en el que mayores y pequeños encontrarán la mejor vía de escape a su día a día, responsable de la cría de los ejemplares de los mejores ibéricos. 

Vía Ibérico Community 

 

 

Hay 1 comentario

Add yours